Lunes, 16 Diciembre 2013 12:15

VOLVEMOS POR NAVIDAD CON UN CAMPEÓN DEL MUNDO

Escrito por

Mucho tiempo hace que no comparto con vosotros mis experiencias, noticias, proyectos e ilusiones pero siempre os tengo en mente porque os lo merecéis.

 

Es sorprendente y gratificante ver cuántas ganas hay de saber, de compartir, de aprender y de mejorar sobre nuestro gran deporte. Miles y miles de visitas a cada uno de los post que comparto con vosotros me han mantenido impresionado y animado para poder organizar de nuevo mi trabajo, mis aficiones y mi tiempo libre para seguir compartiendo vivencias con vosotros.

 

La temporada 2013 que se acaba con muchas experiencias y conclusiones. Las experiencias siempre positivas aunque los resultados no han sido los esperados, sinceramente.

 

Como recordáis, me animé a hacerme una culata nueva. Aprendí mucho sobre las necesidades que una culata debe cubrir, tanto las ergonómicas como las dela  forma de tirar que cada uno tenemos. Sin duda fue un trabajo excelente por parte del maestro Batano; pero luego llegó el examen final en la cancha. Buenos resultados en las primeras competiciones sobrevenido por la ilusión del comienzo de la nueva temporada pero a medida que iba avanzando el lapso de competiciones mis porcentajes iban en detrimento. Quizá fuese una falta de concentración por motivos personales que a todos nos atañen en algún momento; quizá un indómito entusiasmo por conseguir mejores resultados… El caso es que la inseguridad se había apoderado de mí en muchos momentos y los platos más “sencillos” me clavaban muchos CEROS.

 

Con el tiempo comencé a vislumbrar una carencia en mi culata. Para partir ciertas trayectorias me veía obligado a inclinar mi barbilla hacia el pecho. Una posición poco natural pero que me permitía partir esos platos. Aquello me alertó y me hizo recordar frases de experimentados tiradores como seguramente vayan apareciendo algunas imperfecciones de la culata que haya que modificar ésta. Ojo, esto no quiere decir que me la hiciesen mal, sino que no es lo mismo hacer pruebas en vacío (encarar sin un plato al que hacer fuego) que cuando ya estás en el planchet.

 

He acabado la temporada y tras ir analizando e intentando sacar conclusiones, me puse manos a la obra y hablé con mi amigo Cristóbal Jiménez, miembro de Beretta Team y Campeón del Mundo de compak-sporting. Al ser un minucioso tirador, los detalles de las culatas sabe verlos con gran acierto cuando el tirador está en la cancha. Me dirigí a su campo de tiro El Lidonero en Cheste (Valencia) y le comenté un poco mis sensaciones. Comenzamos a hacer las primeras pruebas consistentes en disparar a platos sencillos mientras él no perdía de vista mi encare. Me pedía que hiciese encares suaves, otras veces rápidos y poco a poco iba confirmando que había 3 parámetros que debían ser modificados:

 

  1.   Mi culata tenía más caída de la que yo necesitaba provocando una insuficiente subida de ésta sobre el hombro. Aún me faltaban unos 3cm para subir hasta el sitio adecuado. Además ello hacía que el talón inferior de la cantonera no encontrase superficie de apoyo (quedaba libre debajo de mi axila) y la escopeta se desplazase con el retroceso
  2. La longitud de mi culata podía y debía ser mayor, alargando ésta un par de centímetros.
  3. Ha aumentado mi peso desde que me hicieron la culata. Ahora necesitaba mayor salida en la parte inferior y modificar el pich de la culata para minimizar la inestabilidad tras el retroceso.

 

Todo ello lo fuimos confirmando con varias culatas que Cristóbal tenía en su taller y esa misma tarde hizo un preciso corte al lomo de mi culata y añadió un trozo de nogal al que dio forma con nuevas medidas.

 

Al día siguiente regresé al campo de tiro y tras hacer varias comprobaciones sobre diferentes platos sólo quedaba reequilibrar el arma quitando algo de peso a la culata. Me fui a la cancha número 2 de las 6 que dispone El Lidonero y conseguí amarrar un pleno. No era significativo conseguir 25/25 sino las sensaciones y observar cómo la escopeta subía al sitio correcto de mi hombro.

 

Después de una excelente paella que Montse, la mujer de Cristóbal nos preparó, estuvimos tirando un rato Criastóbal, Antonia Torres Mendieta y yo. Cristóbal, además de tirador y culatero es un excelente profesor en su propia escuela de tiro. Me estuvo dando buenos consejos y me mandó tarea para casa.

Cristóbal Jiménez. Tlf: +34 619 18 81 2

www.recorridoscazalidonero.com

 

  • Cuando aplique la técnica de seguir el plato por detrás, rebasarlo y disparar, debo intentar dejar más espacio entre mi cañón y el plato antes de rebasarlo.
  • Templar más en el 2º plato del doble y no precipitarme.
  • No buscar con mi pómulo el lomo de la escopeta, sino que es éste el que debe encontrar mi cara subiendo correctamente el arma. Seguramente vicio adoptadoado tras un tiempo en el que la culata no subía hasta el sitio correcto por su caída.

 

Estas líneas que os escribo son para contar mi experiencia, que siempre fue positiva desde que Batano me esculpió mi culata hasta que Cristóbal advirtió las pequeñas carencias sobre el terreno de prácticas.

 

http://www.recorridoscazalidonero.com/#/noticias

Medios

 
Más en esta categoría: « VI COPA BERETTA FELIZ NAVIDAD »
Inicia sesión para enviar comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer a nuestros visitantes una experiencia de navegación cómoda. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies. Información sobre cookies. ver política de cookies.