Jueves, 09 Enero 2014 18:53

Adrenalina, pólvora y pasión

Escrito por

"Adrenalina, pólvora y pasión, una mezcla que cambia tu vida. Empuñas por primera vez la escopeta y aquello que parecía tan sencillo visto desde la barrera se convierte en algo complicadísimo, casi imposible. Tan sólo ser capaz de sujetar la escopeta sin tambalearte es un logro. Pero poco a poco vas evolucionando: ya no tiemblo, ya no me echo para atrás como si alguien se colgara de mi coleta, ni me tumbo sobre la culata como si estuviera echándome la siesta (mi profesor dixit). Y de repente sucede, rompes el primer plato, ese que no olvidas jamás. Y con él coges impulso, ganas de seguir aprendiendo y por supuesto de seguir tirando.


Las primeras marcas sobre tu piel son un orgullo, aunque no así las primeras agujetas y la tensión que se acumula en tus hombros (algo malo tenía que tener). Pero con el tiempo ni marcas ni agujetas, solo la sonrisa perenne de alguien que disfruta con lo que hace. Esa satisfacción que sientes con el olor a pólvora que desprende tu escopeta cuando la abres para sacar las vainas. Sentir que vas avanzando, vas rompiendo platos distintos y lo más importante como dice el genio Mario del Pozo, lo importante a veces no es romper, si no disfrutar y aprender. Ir cogiendo confianza hasta que un día sientes que tú dominas la escopeta y no ella a ti, ese es el gran paso. Ahora somos compañeras y amigas, cómplices rompiendo una patena, un conejo o un ojeo."


Por Mara G-M.

Medios

 
 
Inicia sesión para enviar comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer a nuestros visitantes una experiencia de navegación cómoda. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies. Información sobre cookies. ver política de cookies.