Viernes, 28 Febrero 2014 21:47

PRIMER DÍA EN NAD AL SHEBA

Escrito por

Con un trato exquisito y unas comodidades impecables en el vuelo y tras de casi siete horas a bordo de la aeronave de Emiratos Airlines ayer, día 27, tomamos tierra en Dubái a las 00:18 hora local.

 

No fue un agradable comienzo descubrir que los árabes de Emiratos no andan finos en eso de la organización eficiente tras hacernos esperar casi tres horas para recepcionar nuestras armas en su intervención de armas. Aun así, con cierto descontento de algunos y ánimo de otros, nos fuimos a nuestra oficina de alquiler de coches donde cuatro todo terrenos de alta gama y más caballos bajo el capó que la mítica película de Ben Hur, pusimos rumbo a nuestro hotel por las desconocidas autopistas de esta zona. Tras algún desafine por parte del personal del hotel a la hora de realizar el check in, pero subsanable, pusimos rumbo al campo de tiro para matar la curiosidad y el deseo de disparar en este nuevo contexto, el desierto.

 

Cientos, miles de banderas a lo largo de varios kilómetros de autovías de hasta nueve carriles por sentido acrecentaban la emoción por llegar a destino.

 

Una perfecta organización y el más mínimo detalle del campo de tiro nos recibían con las puertas abiertas. Los vehículos eléctricos nos esperaban para llevarnos donde deseáramos y nuestras escopetas custodiadas bajo unas medidas de seguridad dignas de un príncipe árabe aguardaban nuestra llegada.

 

Ocho líneas de tiro, dos de las cuales nos estaban asignadas a cada tirador con escrupuloso horario y, efectivamente, con munición totalmente gratuita en cada stand de tiro a nuestra disposición.

 

Sin ser uno de los terrenos más sugerentesorográficamente hablando, estratégicamente se escondían entre las dunas máquinas nuevas rebosantes de arcillas negras para una mejor visión visibilidad de ésta.

 

 

Beatriz, Lola, Artemio, Diego, etc., comenzaban a matar la curiosidad de disparar en un terreno tan particular y desconocido para nosotros, la arena del desierto y bajo el implacable sol suavizado por una ligera brisa. Sin duda, agua por doquier e incluso el típico te árabe eran dispensados por cada puesto de tiro.

 

El trazado, de firma chipriota, nos sobrecogía con velocidades endiabladas y distancias difíciles de percibir por un horizonte llano e ilimitado. Normales, conejos, patenas, minis y súper minis nos han puesto a prueba. Unos achacaban la falta de sueño, otros disfrutaban sin más y todos contentos por la oportunidad que estábamos viviendo.

 

Yo he tenido la fortuna de compartir escuadra con el tirador inglés Ben Huswaithe quien, tras sólo amarrar tres platos en el primer planché, salía poco a poco del desconcierto por la dureza de la mayoría de los platos.

 

Tras el duro entrenamiento, una ingente cantidad de manjares nos aguardaba en la sede, cómo no, totalmente gratuita. Mesas redondas de 8 comensales, totalmente pertrechada de cubiertos al estilo de la famosa escena de la película de Pretty Woman y atendidas por el más pulcro personal de servicio, iban recibiendo a todos los tiradores y acompañantes. Además no había que andar mucho para encontrar zonas de descanso donde más de uno echaba una cabezadita al más estilo jaima del desierto. Tumbonas, sofás y cómodas estancias velaban por el relax de quien lo buscaba.

 

Vuelta al hotel, siestecita y revitalizante ducha antes de ir a uno de los más desconcertantes eventos vividos por cada uno de nosotros. El Príncipe nos abría las puertas de un magnífico resort para agradecer nuestra presencia con una espectacular cena. Buffet de los mejores probados en mi vida con comidas típicas de estos lares, aderezados por recreaciones bélicas de los antiguos bereberes del desierto a caballo con la culminación de unos bonitos fuegos artificiales.

 

Más de uno incluso hemos experimentado nuestro primer paseo a camello y, cómo no, siempre amenizado con emocionantes conversaciones de tiro entre nosotros.

 

Valoración del día: 25/25.

Inicia sesión para enviar comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer a nuestros visitantes una experiencia de navegación cómoda. Al utilizar nuestra página web aceptas el uso de cookies. Información sobre cookies. ver política de cookies.